VIOLENCIA:La estrategia del Gobierno para EVITAR las MARCHAS y PROTESTAS

Por Mauricio Marulanda

Ante un gobierno que genera desconfianza, temor y odio por sus altos índices de corrupción, el anuncio de una marcha o una protesta en contra del Estado, es el argumento perfecto para intimidar a la población, generar miedos a la protesta y en ese escenario, lo fácil es sacar a la fuerza pública para convertir una protesta pacífica, en una confrontación traumática, en donde los únicos afectados son los ingenuos jóvenes, que dispuestos a elevar sus voces de inconformidad, terminan golpeados y azotados injustamente por las autoridades, que disfrutan a plenitud agredir a los manifestantes.

El gobierno tiene la meta de hacer ver a los protestantes como vándalos que representan un riesgo para la sociedad. Desde esa iniciativa, el objetivo es generar el enfrentamiento para poder justificar el uso de la fuerza.

La marcha de Medellín fue pacífica, así lo pueden corroborar las decenas de vídeos subidos a las redes sociales desde los celulares, pero eso no era aceptable para el gobierno, incluso para la misma alcaldía, quien da la orden de lanzar a las calles a la policía montada, para incitar a los marchantes.

Un grupo de policías encima de unos caballos inmensos y entrenados para pasar por encima de los protestantes se convirtieron en la mecha perfecta. Los policías hicieron lo suyo, acosaron a los marchantes, los intimidaron al punto que no hubo otra opción que lanzar la primera piedra y esa era la justificación perfecta para iniciar el ataque contra todos, de manera indiscriminada.

Este vídeo demuestra todo el proceso y la manera en que opera el Estado para evitar las protestas.

#Marcha15DeJunio💜💛

Publicada por Juventud Antioquia en Lunes, 15 de junio de 2020

SÓLO LAS DICTADURAS OPERAN ASÍ

Son muchas cosas pasando al mismo tiempo en Colombia, por un lado la serie Matarife se ha convertido en la pieza publicitaria más visible de la prensa independiente, que en cada episodio pone al descubierto el pasado oscuro de la mafia política y de narcotráfico en las altas esferas de personajes como la misma vicepresidente de la república.

Por otro lado, el descaro de la Fiscalía General de la nación, que inculpa a los policías que destaparon las chuzadas de la Ñeñepolítica, que ponen al descubierto la compra de votos en la costa Atlántica por parte de la campaña de Iván Duque.

Los escándalos por parte del gobierno no cesan, cada día vemos con decepción toda la corrupción del gobierno y la manera como el gobierno de Duque intenta esconder la realidad, para evitar la caída del imperio del Uribismo.

¿Sí las marchas y las protestas
están prohibidas, qué opción
tenemos para generar el cambio?

El gobierno Duque intenta tapar todos los escándalos y seguir el juego absurdo de la frase trillada, todo ocurre a mis espaldas, defendiendo a capa y espada, a los funcionarios corruptos de su administración. ¿Dónde queda la moralidad del gobierno Duque? Llegamos a ese tope de la corrupción, en donde es mejor para Álvaro Uribe ejercer presión autoritaria ante las denuncias, que exponerse a una revolución social.

La meta del gobierno es clara,
tenemos que aceptar las
condiciones de corrupción o
nos dan palo por protestar.

Ante una postura tan Dictatorial las consecuencias son evidentes: El pueblo comienza a buscar la manera de generar un cambio violento, que nos lleva a considerar la apertura de nuevos movimientos anti gobierno que estarán dispuestos a enfrentarse al Estado para exigir sus derechos.

Están llevando al pueblo colombiano a una crisis que, no sólo afecta la economía, sino que de manera descarada y cínica, nos obliga a aceptar la corrupción del gobierno, sin que podamos elevar nuestras voces de protesta. Nos están llevando a ese rincón oscuro de las dictaduras en donde el pueblo queda atrapado entre la sumisión o el enfrentamiento.

¿Cuál será el camino que
debe tomar Colombia?

Un surtido de vídeos de las marchas el 15 Junio.