venga, lo invito a conocer un país sin centro democrático, sin cambio radical, sin corrupción

Iniciamos nuestra campaña para presentarles un país como la mayoría de los colombianos soñamos, una democracia real, sin carteles de la política, sin corruptos que aprovechan el favor de las cortes para enriquecerse a costa del erario … un país maravilloso!

UN CONGRESO PROGRESISTA

Una vez entendamos que nuestro voto, es la mejor defensa de la democracia, que es el arma ideal para dejar a los corruptos sin acceso a los recursos que son nuestros y de nuestros hijos, habremos cumplido con la responsabilidad de elegir un congreso transparente, dispuesto a servir a toda la nación, un congreso que podrá evaluar, modificar y eliminar todas las triquiñuelas que se crearon a través de decretos y leyes que sólo beneficiaba a los carteles de la política.

Congresistas que no necesitan escoltas, ni camionetas blindadas, ni viáticos estrafalarios, personas honestas del común, profesinales en sus respectivas áreas, con hojas de vida transparentes. Congresistas que entienden que TODOS podemos vivir dignamente, ganar buenos salarios, tener buena educación, acceso a créditos y oportunidades de crecimiento gracias a una justicia honorable que modificó las leyes para aplicarlas con dureza a todo aquel que atente robar o engañar a la sociedad. Un congreso dispuesto a trabajar 48 horas semanales para modificar TODO LO MALO que hicieron los corruptos para su beneficio.

Y TODO inicia cuando
votamos a conciencia por
gente honesta

Un congreso reducido a la necesidad verdadera de este país, un Senador y un Representante a la Cámara por cada Departamento. Personajes nacidos en sus regiones y que hayan vivido en ellas al menos la mitad de sus vidas, líderes reales que tengan afinidad con las necesidades de su población, que estén dispuestos a representar los intereses de sus coterráneos y no del partido al que representan.

Un congreso que modifica las leyes para permitir que TODO CIUDADANO de bien pueda aspirar al congreso, sin TENER que ser avalado por un partido político, permitiendo así que los líderes de los partidos NO TENGAN dominio sobre los congresistas, asegurando así la pluralidad de pensamiento.

UNA AGRICULTURA PRODUCTIVA

Imaginen que después de 200 años, finalmente reconocemos la importancia de nuestros campesinos que, desde que sale el sol y hasta cuando anochece, se rompen el lomo para ofrecernos lo mejor de las tierras colombianas. Una sociedad que consume orgullosa el producto de nuestros campos y genera vínculos directos con un agricultor que, le permite crecer, que puede soñar con viajar, con comprar, con enviar a sus hijos a la universidad, porque dejó de ser pobre, dejó de ser ciudadano de tercera clase.

Una sociedad que dignifica el término de CAMPECHE, para magnificar la fuerza, la capacidad, la honradez y la tenacidad de esos colombianos en el campo. Un Estado que asesora tributariamente a los campesinos, para que tengan oportunidad de crecer como gremio, para independizarse de los intermediarios que terminaban quedándose con el fruto de su trabajo.

Una Banca Privada controlada por el Estado, que los obliga a generar préstamos a bajo interés para proporcionar las garantías en sus próximas cosechas y un Gobierno sensible y consciente de la necesidad de apoyar al campo con programas de inversión social.

Ciudades llenas de Mercados Móviles en cada barrio, auspiciados por el Gobierno, permitiendo, tanto para el consumidor como para el campesino, precios justos que incitan a un mercado libre de terceros que se enriquecen con el sudor de los más necesitados.

EDUCACIÓN ACORDE A LA NECESIDAD

Finalmente, una sociedad que entiende que ser profesional, no necesariamente implica graduarse de una universidad, después de haber estudiado cuatro años. Un país que forma a sus hijos desde la necesidad de su economìa, para el campo, la cultura, la carpintería, el medio ambiente, la culinaria y miles de opciones nuevas que a diario se incorporan en la sociedad de consumo.

Modificar la estructura de la educación desde la necesidad de la sociedad y para ellos vamos a reestructurar los programas académicos, los profesores, las áreas de instrucción, en procura de evolucionar, a una sociedad más integral desde el conocimiento y NO DESDE EL TÍTULO. Así logramos regular la importancia de todas las profesiones, concluyendo que PROFESIONAL es todo aquel que cuenta con el conocimiento amplio y la experiencia necesaria en su campo de acción.

Debemos evolucionar en todos los campos de la profesionalización para ofrecer a toda la sociedad un rango equitativo de necesidad y relevancia. No todos pueden ser médicos, abogados y administradores de empresas, necesitamos expertos profesionales en reciclaje, manejo de aguas residuales, protección del medio ambiente y otro sin fin de profesiones que catalogamos equivocadamente como menos importantes.

Una democracia progresista, incluyente y respetuosa de los talentos y trabajos de todos y cada uno de los ciudadanos de este país, pero lograrlo requiere de cambiar y modificar la manera en que educamos a nuestros hijos y los valores que inculcamos en ellos, NO BASADOS EN NUESTRA ASPIRACIÓN, sino en el TALENTO que cada uno de ellos desarrolla en su etapa de formación. Vamos a formar personas felices haciendo lo que más aman y no lo que más dinero genera.

SALUD DIGNA PARA TODOS

La mejor manera de dignificar la salud, es cuando es igual para todos, cuando el Senador, el Alcalde y el mismo Presidente, deben acudir al mismo programa de salud nacional. Sólo así, quienes crean las leyes para el sistema de salud, entenderán la importancia de la misma.

Las EPS se crearon para hacer de la SALUD un negocio muy productivo para los amigos de los carteles de la política. Eliminando al intermediario, el Estado está en la capacidad crear un sistema sostenible que garantice la atención que todos merecemos. Una sociedad transparente que entiende de la importancia de pagar lo justo, para obtener un buen servicio y la protección que todos necesitamos. Mientras el sistema sea transparente y efectivo, nadie podrá colarse en la salud gratuita sin demostrar su necesidad real y un sistema de justicia que castiga con rigor a quienes intenten estafar al Estado con pagos reducidos a la realidad.

Un gobierno que invierte los impuestos de los juegos de azar, los centros nocturnos, la venta de tabaco y licores, en la construcción de hospitales, centros de salud e investigación científica, sin una aparato burocrático que cuesta una fortuna mantener.

“Podemos ser un país potencia
en la medida que cumplamos
tres requisitos:

1. HONESTIDAD SOCIAL

Debemos abandonar la mentalidad del facilismo, entendiendo que un país honesto, opera bajo los principios de respeto a la sociedad, a las normas que se crearon para establecer un orden y una disciplina. Seguir creyendo que somos los más avispados, pero que en realidad vivimos inmersos en una corrupción que sólo nos hace más pobres cada día.

2. JUSTICIA FORTALECIDA

En algún momento de la historia, ser Juez, Magistrado, Abogado, Militar o Policía, generaba confianza, respeto y credibilidad. Debemos recuperar esos valores, a través de la justicia, quien es la encargada de hacer enaltecer esos méritos de la sociedad para construir equidad y quitarnos de la cabeza que todo lo relacionado a la justicia es inmoral o de dudosa reputación.

3. RESPONSABILIDAD CON EL FUTURO

Como especie y como colombianos, debemos comprender que tenemos una responsabilidad enorme con nuestros hijos y el país que ellos esperan que nosotros forjemos para sus vidas. La mayoría de los adultos de hoy, conocemos al detalle los errores que cometimos para estar donde estamos, rodeados de ladrones y corruptos, a los que poco o nada les interesa tener un país decente. Ellos planean criar a sus hijos bajo el mismo planteamiento de corrupción que ellos han vivido sin tener que afrontar la justicia. De ahí que vemos Senadores con hijos apenas en sus 20’s con fortunas y negocios torcidos, producto de una enseñanza que los incita a violar las leyes y las normas, porque cuentan con el amparo de sus padres y la protección de la justicia vendida. Esa mentalidad en nuestros hijos hay que combatirla a través de los valores de familia, que al final son los mismos valores que a futuro establecen los parámetros sociales de un país.

Sí te gusto este contenido, sugiero que nos sigas y recibirás TODOS los artículos de MAMERTOLANDIA y conocer así de qué se trata LA RESISTENCIA INTELIGENTE

Mauricio Marulanda