Un país LOCOS y ESTUPIDOS

Por Lobillo

No existe una mejor manera de describir a Colombia, que decir que es el país de estúpidos y locos. Un país gobernado por el diablo, quien ha asesinado a personas inocentes disfrazándolas de demonios.

Él no es cualquier rey, pues controla cada cosa que sucede en el país, el mismo príncipe que sale al público en este momento, es solo una marioneta que el diablo maniobra con bastante facilidad.

¿Y cómo es la gente?

Bueno… están los estúpidos que apoyan al rey a pesar de saber que es el diablo, ellos están en un profundo estado de negación y eso les impide cambiar su forma de pensar, pues los ideales lo son todo; los ideales son quienes somos. Más que nuestro nombre, nuestras ideas lo son todo; si no tienes ideas propias en este mundo, no eres nadie. Pero sí apoyas una idea sin saber el porque, como la oveja que sigue al pastor, entonces eres un estúpido.

La bola de estúpidos que habitan en Colombia es más grande de lo que se cree, quienes están dispuestos incluso a morir por su rey.

Hay que reconocer que el diablo es astuto, aún tiene su máscara de Mesías y mucha gente a pesar de verle los cuernos los ignoran. Por otro lado tenemos a los locos, quienes tratan una y otra vez de convencer a los estúpidos de cambiar sus ideales, haciendo lo mismo una y otra vez, creyendo que será diferente, a pesar de que no funciona siguen intentando y cada vez se esfuerzan más, aun arriesgando sus propias vidas.

Lo que pasa es que nunca se han preguntado ¿Qué es la realidad? La realidad no tiene un concepto como tal, todos tenemos nuestra propia realidad, hay gente que dice que la Coca Cola es la mejor gaseosa del mundo, ponen estadísticas y pruebas ¨reales¨, sin embargo, otros dicen que la Sprite es la mejor, también mostrando estadísticas y pruebas ¨reales¨. La realidad es solo una ilusión de un individuo sobre el mundo que lo rodea.

Pero ahora que lo pienso, Colombia no es el único país que es así, Estados Unidos también lo es, Canadá también lo es, Argentina también lo es… En fin, supongo que este es un mundo de locos y estúpidos.