¿Quiénes deberían lanzarse al Nuevo Congreso de Colombia?

Por Mauricio Marulanda

Las redes son, en cierta forma y medida, un reflejo de la sociedad en que vivimos, en ellas el ciudadano del común, así como las bodegas influenciadoras y decenas de activistas políticos expresan sus anhelos y rutas que deberíamos tomar para cambiar la podredumbre de país que tenemos y generar la transformación de Polombia.

Muchos aseguran que personajes como Levy Rincón, Margarita Rosa de Francisco, Beto Coral, René Jiménez y María Jimena Duzán, entre otros, deberían ser parte del nuevo congreso, pero surge entonces la pregunta del millón:

¿Están preparados para una
responsabilidad tan grande?

Para responder a esa pregunta debemos primero hacer el análisis real de la situación actual. El poder político se logra a través de el número de curules que obtiene cada partido o grupo político. A mayor curules, el poder de decisión en el congreso es mayor, y son más notorios y necesarios al momento de tomar decisiones. ¿Tenemos eso claro?

Los jerarcas de la política colombiana luchan incansablemente, para que cada nueva elección, sus títeres políticos consigan curules para lograr una bancada fuerte y potente a la hora de apoyar las grandes decisiones que se toman en el congreso.

Prestemos atención a la siguiente gráfica del SENADO de Colombia.

Resultados del 11 de marzo de 2018
Senado de la República de Colombia
Partidos o movimientosTotal Votos%Escaños
Centro Democrático2 501 99516,5119
Partido Cambio Radical2 142 04014,0716
Partido Conservador Colombiano1 931 14012,5814
Partido Liberal Colombiano1 886 89512,4214
Partido de la U1 844 84712,1014
Alianza Verde1 308 2088,609
Polo Democrático Alternativo722 9874,805
Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común55 4000,345
Lista de la Decencia519 2623,413+1
MIRA495 5063,273
Colombia Justa Libres463 5213,043
Movimiento Alternativo Indígena y Social74 0230,321
Autoridades Indígenas de Colombia38 6330,231
Total de escaños108
FuenteConsejo Nacional Electoral

Entre el Centro Democrático, Cambio Radical, Conservadores, Liberales y la U logran 77 curules, que les garantiza el poder total del SENADO y con tan sólo 10’300.000 votos.

De esas 77 curules de los partidos tradicionales, a los cuales les debemos la realidad que vivimos hoy en el país, sólo el 10% de ellos (7), usted los ha visto presentando proyectos o propuestas (buenas o malas no importa) los demás son fuerza Fuerza de Voto. ¿Qué significa eso? Que votarán a favor o en contra de lo que sus jerarcas corruptos les diga que voten.

Ellos son lo manipulables, los obedientes que siguen las instrucciones de su partido, a pesar que cuando estuvieron en campaña, prometieron a sus votantes que lucharían incansablemente por una mejor Colombia.

Así las cosas es fácil entender cómo funciona la política en Polombia y la manera en que Germán Vargas LLeras, Álvaro Uribe Vélez, Cesar Gaviria y demás amos de la política, nos engañan cada cuatro años.

Ahora si regresemos a Margarita Rosa de Francisco, Levy Rincón, Beto Coral y demás activistas que podrían representar un cambio rotundo en el futuro del país.

“No necesitamos expertos en materia
política, lo que sí necesitamos es gente
honesta con sentido común”.

La diferencia con cualquiera de nuestros activistas y esos senadores de relleno para aprobar leyes es bastante notoria. Nuestros activistas están cansados de tanta corrupción, mientras que los que llegan por parte de los partidos son una cuota política que requiere el partido, para dominar en las votaciones. No hemos tenido en esos partidos senadores transparentes y preocupados por el bienestar del pueblo, sólo les interesa su beneficio particular, enriquecerse gracias a su apoyo a proyectos de ley que benefician a los grandes empresarios, para recibir su tajada y salir de pobres.

No espero de Levy Rincón que sea experto en finanzas o en temas profundos de la política, simplemente confío plenamente, tanto él como Margarita Rosa o Beto Coral que, tendrán la capacidad de usar su sentido común para apoyar lo que es bueno y rechazar lo que nos perjudica. Sólo haciendo eso habremos dado un paso enorme en la transformación de Polombia.

El juego de la política es más fácil de lo que muchos creen, es matemático, se trata de sumar y sumar gente buena y transparente para sacar a los corruptos.

Todos confiamos que Gustavo Petro sea la renovación del país, pero si llega sólo a la presidencia será destrozado por un congreso de mayorías corruptas. De nada serviría lograr ese cambio si no tiene el respaldo del congreso, tanto en senado como en la cámara de representantes.

Petro tendría nuevos aliados, como Gustavo Bolívar, que sin ser político y guionista de profesión, han logrado demostrar que los políticos son un foco de infección inmenso que nos tiene sumergidos en la desgracia. Gustavo Bolívar es el claro ejemplo que podemos afrontar el reto de ser parte de la transformación, en la medida que la única exigencia que debe importarnos es la transparencia de cada uno de nuestros alfiles en la partida de ajedrez.

Por eso, mi adorada Margarita Rosa, mi respetado Levy y Beto, piensen muy bien en mis palabras, ustedes representan la nueva voz de Colombia, la sensatez y el camino para un nuevo futuro. Sólo sigan el camino que está trazado por Petro, pero atentos a evaluar sus acciones, a mejorar sus propuestas y apoyar el verdadero cambio.

¿Cómo sería este país en el 2022
con un congreso progresista y un
presidente que se preocupa con
esmero por este pueblo tan humillado
por tantos años?

Como diría Levy Rincón: “Ya es hora que estos hijueputas se larguen de este país y nos dejen vivir en paz”.

Me encantaría que todos los activistas, incluyendo a los que mencioné en este artículo expresaran su punto de vista. Necesitamos saber qué piensan y en que nos pueden ayudar a mejorar para que este potrero uribista recupere el título de país pujante.

MaoEscribidor