Primera Línea: La lucha de un pueblo que no se ARRODILLA ante la corrupción

Por Mao Escribidor

Después de haber permanecido arrodillados por doscientos años ante las mismas cien familias que desde otrora, nos han manipulado, nos han robado y nos llevado a la ruina, mientras ellos llenan sus cuentas bancarias en los paraísos fiscales, llegó el 2020 y esta generación de jóvenes entendió, que de no hacer nada, su futuro estaría tan oscuro como en algunos países de África en donde la dictadura camufladas someten a sus pueblos disfrazados de democracias.

El Paro Nacional más grande de la historia se da justo cuando el país abrió los ojos y entendió que llevamos 50 años siendo gobernados por políticos corruptos que desde el congreso y la presidencia representan a los grandes empresarios del país y no al pueblo que cada cuatro años, engañados por promesas absurdas, terminan votando por un grupo de estafadores, que para nada les importa lo que ocurre en el barrio, en la comuna y en la sociedad de las clases más necesitadas.

Se paralizó el país, mientras el presidente Duque se preocupa de la Copa América, mientras ese mismo presidente da órdenes de atacar a los vándalos con todo el poder de las fuerzas militares, ese presidente impetuoso, terco y manipulado por Álvaro Uribe Vélez que sabe que generando violencia, logra que la población vuelva a arrodillarse por temor, un presidente que ni siquiera puede demostrar su legitimidad en el poder, producto de unas investigaciones que se engavetan en la fiscalía de bolsillo.

Ahora nos dicen que los campesinos están amenazados al no vender sus productos y que el paro los tiene arruinados. Qué descaro de este gobierno, cuando la lucha de los campesinos es contra el Tratado de Libre de Comercio (TLC), el mismo que hoy no les permite competir con los precios de importación de países industrializados, pero el gobierno quiere que el país entero odie el Paro Nacional y deje de apoyarlo para regresar a esa normalidad de robo, saqueo y abuso político a través de los partidos tradicionales.

Duque usa el poder de los militares para asesinar a los manifestantes, tildándolos de vándalos y guerrilleros, pero quedó demostrado ante el mundo que no son otra cosas distinta a jóvenes luchando por un mejor futuro. La prensa internacional ya puso sus ojos en Colombia y entendieron que las noticias que emiten los medios como Caracol y RCN están siendo manipulados por los grandes empresarios. Asesinar jóvenes rebeldes no les dio resultado.

Ahora cambian la estrategia y acuden a una más inteligente, generar pánico comercial, asegurando con titulares de noticias que los barcos que traen y llevan mercancías a Colombia por medio de Buenaventura, ya no vendrán porque no hay garantías para cargar y descargar mercancías.

Ahora invitan a los medianos empresarios a difundir su angustia de cerrar sus empresas porque no hay mercado para sus productos.

El objetivo es claro: Desean que el país ENTERO odie el Paro Nacional, incluso que lleguen a pensar que es el paro nacional el que nos tiene jodidos.

Duque está desesperado, no sabe qué más hacer para regresar a esa normalidad en donde el pueblo sigue sumiso ante los corruptos y por ellos hará lo que le ordene Uribe para seguir buscando culpables, para desviar la atención de los verdaderos motivos del paro, para hacernos creer que unos vándalos comunistas nos quieren robar la maravillosa democracia en la que vivimos.

Me preocupa que nos traguemos ese cuento, me preocupa que la gente termine dándoles la razón a Duque y volvamos a doblar las rodillas y ponernos en cuatro para que sigan las violaciones que por durante décadas hemos estado sometidos.

Un paso atrás y habremos perdido
lo poco que hemos avanzado,
el camino al cambio no es fácil,
sino miren a Francia, Chile y todos
los países que lograron
transformar gobiernos corruptos.