¿Por qué mi voto es por Petro? Explicación Profunda

Por Mauricio Marulanda

Me han preguntado frecuentemente, si mi voto para el 2022 estará con Petro y aunque he tratado de ser prudente, no por el qué dirán, sino por mis convicciones políticas, ha llegado el momento de enfrentar la realidad y en verdad espero que ayude a otros a entender mis motivos y los compartan.

Todo Comenzó en 1810

Después del agite que se presentó en Bogotá por culpa de un maldito jarrón que no quisieron prestar y que desencadenó la revuelta e independencia de Colombia. Aquí debo hacer una parada y explicar que, los historiadores quisieron vendernos la idea, de que la independencia surge por culpa de un maldito jarrón, cuando intentan ocultar que la situación y el abuso de la corona española, ya era insoportable, así como ahora lo es el Centro Democrático.

Desde 1810, las cosas no han cambiado, fueron esos revolucionarios de Bolívar y Santander que encendieron la mecha y gracias a esos guerrilleros fue que hoy podemos gozar de la independencia.

Pero una vez lograron su objetivo, aparecieron los oportunistas, las mismas familias que desde aquella época se han mantenido en el poder. Desde entonces este país ha saltado de corrupto en corrupto, de familia poderosa a familia deshonesta.

Llevan doscientos años robando descaradamente y ya por estos días, ni siquiera tienen la delicadeza de ocultarlo, ahora lo hacen de frente y les vale hongo lo que pensemos de ellos, porque ya compraron todo, jueces, congreso, cortes y una manada de pendejos que votan por sus líderes por la módica suma de $50 mil pesos.

El Uribismo y el Matarife

Sí la época oscura de colombia fue la década de los 90’s producto de la guerra de los carteles del narcotráfico, la década del 2000 se caracterizó por algo aún más tenebroso, los asesinatos de inocentes, la compra de las cortes y el congreso y la prostitución de la política en Colombia.

Todo gracias a un personaje siniestro, malévolo, peor que el mismo Pablo Escobar y todos los aliados del narcotráfico, un personaje que se mostró como salvador y terminó hundiendo a este hermoso país en la desgracia.

Tengo fe que algún día, no sé cuándo, la verdad sobre el Matarife salga a flote y un valiente presidente le cobre en vida todos sus pecados. Ese día Colombia habrá evolucionado y seremos poderosos de pensamiento y obra.

Un Tal Gustavo Petro

El exguerrillero de la única y verdadera guerrilla que ha existido en Colombia, las demás se han dedicado al negocio lucrativo de la coca y no merecen ser mencionadas en este artículo.

Ante todas las adversidades, logró mantener su norte, la lucha a favor del pueblo, su deseo de combatir a las mafias corruptas del Estado, propiciadas desde las más altas esferas del congreso, que hoy lo ven como una amenaza latente contra el estado de derecho (somos tan cínicos que seguimos creyendo que en Colombia dicho estado), así fue escalando en la política, con un sueño constante y definido: La Presidencia de Colombia.

“Habrase visto tanta desfachatez en este país” eso dicen algunos ultraderechistas que consideran que todo pensamiento distinto al de El Matarife es por ende, un grito ahogado del comunismo que desea apoderarse del país.

Y llegaron las elecciones de 2018 y Petro levantó 8 millones de votos, sin contar todos los robados o disminuidos con dineros del narcotráfico que sirven a las mafias colombianas inmersas en el congreso. Porque se ha demostrado que el honorable congreso de este platanal, está lleno de mafiosos que reciben sus tajadas por apoyar las políticas del narcotráfico y si tienen dudas lean sobre personajes como Fernando Sanclemente y otros honorables miembros del aparato político del uribismo, lleno de dineros de la cocaína, que les permite invertir en las elecciones presidenciales.

Ese tal Petro, salió con unas propuestas muy locas, asegura que la educación debe ser un derecho gratuito para todos en el país. Asegurando que sí las juventudes se educan, los corruptos tendrán menos oportunidades de convencer a los incautos votantes a regalarles su voto, así sea por cien mil pesitos.

Dice este demente, que sí cerramos los tratados de libre comercio, los campesinos de las montañas colombianas van a tener un mejor mercado y una mejor productividad en los comercios, lo cual generaría una clase de campesinado de estrato medio, que podría aportar a la sociedad no sólo en materia de tributo, sino en economía estable a las regiones.

Pregona este pendejo comunista que el sistema de salud debe cambiar para bien del usuario y no para la monetización de las EPS que explotan al Estado y engañan a los colombianos que tienen dicho servicio de mierda.

En su discurso socialista asegura que todas las tierras fértiles para el agro, en manos de terratenientes deben ser compradas por el Estado u obligadas a producir en el agro y no para el bienestar de unas vaquitas del finquero.

Para el Centro Democrático todas estas propuestas no son otra cosa que un espejismo del CastroChavismo que busca derrocar la democracia de Colombia. ¿De cuál hijueputa democracia están hablando?

Todos los días de estos últimos años no escuchamos sino de robos, fraudes, desfalcos, criminales que evaden la justicia, Fiscales Generales de la nación que parecen salidos de la Picota, de nexos del narcotráfico con miembros del gobierno, de corrupción y más corrupción, mientras la mal llamada justicia se burla de manera cínica de los pendejos colombianos que siguen creyendo que la culpa es de la guerrilla y el socialismo.

Perdón por el lapsus emocional, pero es que a veces no entiendo cómo es que podemos ser tan estúpidos y no ver más allá de esa cortina de los corruptos.

Pues yo, Mauricio Marulanda, me mamé de esta caterva de vampiros políticos que mantienen arrechos por robarse los recursos del país, me mamé de tanto descarado que pretende seguir engañando al pueblo y mantenernos sumidos en la desgracia que vivimos. Ni por el hijueputa vamos a tener un nuevo gobierno, en donde un Carrasquilla nos dice que durante la pandemia de gastaron 300 billones de pesos y que debemos pagarle al Estado esa plata con más impuestos, cuando todos sabemos la feria del robo y despilfarro que se dieron estos hijos de puta corruptos que merecen ser quemados en la hoguera pública.

Y entonces don Matarife nos propone lanzar a su hijo Tomás, otro adoctrinado del Centro Diabólico para que reemplace al padre, lo que nos faltaba, pero tienen su grupo de idiotas que aplauden la iniciativa y están dispuestos a apoyarla.

Las campañas del Matarife para desacreditar a Petro son fuertes, pero no contundentes, los jóvenes tienen claro el asunto y si en verdad se unen, para el 2022 tendremos un gobierno capaz de ponerle orden a este país. Incluso de lanzarnos a un referendo para modificar la constitución y por fin, liberarnos de tanto corrupto.

Yo apoyo a Petro, yo votaré por Petro, porque creo en sus propuestas, porque tengo fe que podrá hacer el cambio y apoyo la iniciativa de darnos una oportunidad con la izquierda, porque con la derecha, (como dice @RobinsonDiazU) “sólo para hacerme la paja”.

Ya comimos mucha mierda con la derecha, es otra de probar otro tipo de mierda o disfrutar del pastel, pero aquí no se aplica el viejo proverbio Mejor malo conocido que bueno por conocer, prefiero lo nuevo, porque de lo viejo ya estamos mamados.

También apoyo el ingreso de Roy Barreras y Armando Benedetti a las filas de la Colombia Humana y ojala tengamos muchos más que lleguen en busca de la verdad, de la justicia y la equidad, no estamos para juzgar a nadie, eso sí, dejando claro que el que manda es Petro y punto.

Desde hoy me uno incondicionalmente a la campaña de Gustavo Petro, por sus capacidades, sus propuestas y sus pelotas bien puestas y como dicen por ahí … LO QUE ES CON PETRO ES CONMIGO!

Despierten … es hora de darle a los corruptos su porción de justicia!!!!