Jodamos a los CORRUPTOS con Inteligencia y no con gritos

Por Mao Escribidor

Siento que estamos gastando mucha energía en un debate agresivo en torno de Álvaro Uribe y creo que vamos por el camino equivocado, uribismo es sinónimo de guerra, de mentiras y engaños, ese es el juego en el que ellos dominan y pretenden que todos entremos en el.

A partir de hoy quiero que cambiemos la perspectiva de la batalla que estamos viviendo en el país y la única manera de hacerlo es invirtiendo la perspectiva de ver las cosas, hablemos de las propuestas que requiere el país para su transformación.

El tema más álgido es de la justicia y es el más complejo de todos, porque de la justicia depende el grado de corrupción en el que vivimos y mientras siga siendo un sistema débil, escogido por el gobierno de turno, su eficacia dependerá de la honestidad del gobierno que esté a cargo, lo cual lo hace muy peligroso.

Actualmente los candidatos para magistrados de la república son escogidos por el Senado y presentados al presidente en ternas, de las cuales él y sólo él, escoge a su conveniencia.

“No habrá justicia con fiscales como estos entregados a defender a corruptos”

Es entendible que un presidente elija su gabinete ministerial, tiene lógica porque son ellos los que deben seguir los alineamientos del gobierno en turno, pero la rama de la justicia no puede ser escogida por la presidencia, porque afecta de manera notable y evidente, las decisiones que tome la justicia.

Sí el Senado está dominado
por partidos corruptos,
los magistrados sólo serán
títeres del gobierno.

La justicia no puede tener color político, no puede tener afiliación, ni con unos partidos, ni con el gobierno, porque su responsabilidad está enfocada en hacer justicia.

“Sólo imaginen a este personaje como Presidente de la Corte Suprema de Justicia”

La única posible solución para combatir este fenómeno de la corrupción es acudir al pueblo para que elija a sus magistrados, pero muchos van a decir, que justamente el congreso que es la representación del pueblo, deben ser los encargados de escoger a sus magistrados.

¿Creen ustedes, que el Centro democrático, Cambio Radical, el partido de la U, liberales y conservadores quieren escoger a un grupo de magistrados honestos? ¿En verdad creen que ellos serían tan torpes de escoger a sus verdugos, a sabiendas que esos magistrados podrían ponerlos frente al estrado? Ni en mil años eso va a pasar en una sociedad corrupta.

“Los responsables de la situación actual del país”

¿Qué debemos hacer entonces?
Promover la elección de los
magistrados por voto popular.

Imaginen el proceso de esta manera:

  • Todo candidato debe tener la formación necesaria en el área de la rama judicial para aspirar al cargo.
  • Ningún candidato puede tener procesos abiertos con la justicia, so pena de perder su candidatura. Esto es fundamental para garantizar la transparencia de todos los candidatos.
  • Todos los candidatos deberán publicar sus hojas de vida, acompañados de un vídeo en donde explican cual sería su aporte a la justicia colombiana.
  • El pueblo colombiano votaría por los magistrados que más le inspiren confianza.

Ante una propuesta como esta, es muy probable que los corruptos se vayan directo a la constitución para demostrar que, ese proceso de elección de candidatos ya se hace a través de la representación en el Senado por los elegidos por el pueblo.

¿Cómo puede un congreso escogido a través de la corrupción, con votos comprados, con dineros del narcotráfico, considerarse idóneo para escoger a sus magistrados?

Ante este argumento, los partidos tradicionales dirán, rasgando sus vestiduras, que todo el congreso fue escogido en una proceso limpio y transparente, pero ustedes y yo sabemos con mucha certeza que eso no es cierto.

Matador | Caricaturas - ELTIEMPO.COM - Caricaturas

Uribe, Vargas Lleras, Gaviria y todos los caciques de la política colombiana van a hacer todo lo que esté a su alcance para evitar que tengamos un sistema de justicia honesto y transparente, porque eso implicaría que muchos de ellos deban presentarse ante las cortes a rendir cuentas de sus actos de corrupción. Es así de simple.

Sólo basta que lancemos la propuesta en las redes e invitemos a varios de ellos a debatirla y verán que no habrá uno sólo de ellos que esté de acuerdo.

Dirán por ejemplo que unas elecciones así sería un enorme gasto innecesario para la nación, pero ¿Cuánto nos cuesta la inoperancia de la justicia?

El problema de Colombia no sus leyes, nuestro problema es que los encargados de hacer cumplir las leyes son personas que tienen vínculos directos con los imputados y por esta razón los corruptos seguirán delinquiendo, convencidos que los procesos en su contra terminarán en vencimiento de términos, desacreditando a los entes acusadores o simplemente archivando los procesos.

Ojalá los progresistas en este país lean este artículo y les sirva para entender que el primer cambio que debemos garantiza en el país, es la transformación de la justicia y sólo existe un camino viable, permitir que el pueblo, que hoy está viviendo un proceso hermoso de evolución social, tenga participación en la elección de sus magistrados.

No importa que argumentos usen los corruptos para no aprobar esta propuesta, el pueblo colombiano, al no confiar en sus representantes, tiene el derecho de convocar por elección popular a sus magistrados si así lo desea y con más ahínco, cuando son los corruptos los que se oponen a esta transformación.

Si alguien tiene una mejor idea, estoy dispuesto a debatirla.