El TEMOR de los líderes es INMINENTE: Uribe genera TERROR

Por Mauricio Marulanda

Disfruté de la lectura de varios manifiestos de la independencia del Virreinato de Nueva Granada, en donde con coraje y valentía, un joven caraqueño de 29 años, alzaba su voz de protesta contra la Corona Española y exigía la libertad de los pueblos oprimidos con un grupo de amigos que, de manera valiente asumieron el reto de enfrentar al rey de una de las potencias mundiales del momento.

Filosofía Latinoamérica ¿creación o reciclaje?: Pensamiento ...

En aquel entonces la pena por rebelión llevaría a cualquier osado a morir en su intento o pasar el resto de sus días en prisión, lo cual venía siendo la misma cosa.

Al igual que ahora, Bolívar enfrentaba a un grupo sustancial de seguidores de la corona y burgueses que no tenían motivo alguno para pelear contra el rey de España y que estaban cómodos con la situación actual. Pero poco a poco fue ganando espacios y lejos de tener una red social o mensajes de WhatsApp, Bolívar y sus seguidores llevaban un mensaje de esperanza a todos los habitantes de la nación, cansados de la dependencia española.

Felipe V, un Borbón en el trono español

Claro que Bolívar tenía temor a ser capturado o ser traicionado por alguien que lo entregara a los ejércitos españoles para procesarlo como rebelde y terminar en la horca. Todo aquel que afronta una causa de libertad debe vivir ese temor, desde que amanece y aún en sus pesadillas nocturnas. Pero ese es el precio de la revolución.

El Libertador, Simón Bolívar, decretó la pena de muerte el 12 de ...

Ahora todo es distinto, nuestros líderes no toman esos riesgos, no encabezan las marchas de protesta, nuestros congresistas solo salen de sus lujosas residencias en época de elecciones y con decenas de escoltas que garantizan que nada les pasara. Tienes asesores de imagen que los peinan, los visten, los decoran y hasta les enseñan a reír para engañar, para vender confianza en sus ignorantes seguidores, porque un candidato mal presentado no genera confianza.

Colombia: Santos, el buen traidor | Revista Ideele

Una vez logrado el voto popular, regresan a su mundo superficial de lujos, licores costosos y vida social en círculos de hipocresía y falsedad, haciéndose llamar representantes del pueblo.

Coronavirus, un trago amargo para la industria del whisky y los ...

Dispuestos a negociar con las mafias de la política aquel contrato o aquella ley que pueden aprobar, siempre y cuando exista un beneficio económico por su preciado voto.

Hoy, en medio de tanta corrupción, vemos como alardean de su honorabilidad e indignación por la realidad que afrontamos, pero todo eso desde la misma habitación en donde su empleada doméstica les sirve el licor importado, cuya botella supera el salario mínimo de la mayoría de sus votantes.

El nuevo escenario político de Colombia con la presidencia de Iván ...

Y los miramos con profundo respeto y admiración, y cuando hablan se nos escapan suspiros de emoción por sus discursos tan lindas y profundos, discursos que elabora un asistente de imagen, que de manera jocosa, escudriña en el diccionario palabras claves para demostrar la educación y honestidad de su amo.

Todo se convirtió en un Show mediático, en donde el sentimiento de indignación es el protagonista, mientras la acción real queda distante de la realidad, pero nadie lo nota, estamos ocupados aplaudiendo sus palabras, cuando sus acciones son opuestas o indiferentes a la realidad.

Colombia no necesita esos líderes de papel rosa y colores pasteles, de discursos pobres y de abrazos en época de elecciones, necesitamos verdaderos libertadores, hombres y mujeres capaces de ver la realidad y hacer algo al respecto, protestantes presenciales en las calles que envíen el mensaje correcto al gobierno corrupto de Duque y los aliados del Matarife que, como rey y amo absoluto del poder, está convencido que el temor del pueblo sigue latente, como el la década del dos mil.

Sé que hay Bolívares, Sucres, Santanderes en la Colombia de hoy, pero no están visibles, no han encontrado el camino a la revolución, a la independencia de la inmoralidad y corrupción.

Los acuerdos de palabra, son sólo eso, palabras escritas que pueden ser reemplazadas fácilmente en el congreso, mientras que los acuerdos de la lucha y la sangre de los soldados defensores de la libertad, queda escrita en las calles que los vieron correr en busca de la libertad.

No busques héroes detrás de un escritorio de gobierno, ellos no saben la necesidad que siente un hombre de familia sin comida para llevar a su casa, ellos no saben que sentía la mujer que se suicida porque no tiene como pagar la pieza en donde vive y llevar un pan para compartir con sus tres hijos. No te confundas creyendo en quienes con ira y odio reclaman por justicia, confía en aquellos que en silencio lloran la desgracia de su pueblo, mientras se preparan para la revolución.