Dr. Miguel Ángel del Río: El cambio a la justicia que llevamos esperando por décadas

Por Mao Escribidor

En el panorama nacional de la justicia, el cielo está contaminado de corrupción y gente mala, muuuuy mala, magistrados, fiscales y jueces que encubren esa manto de injusticias que rodea a este país hermoso.

Son pocos los nombres que se pueden rescatar de esta olla de putrefacción de la justicia colombiana. Miguel Ángel del Río Malo, es sin duda alguna, el gran héroe nacional, el juez imparcial que no se dejó vendar los ojos, ni la consciencia con los dineros impuros de la política, ni con cargos o promociones a cambio de silencio.

Gracias a este hombre, a quien admiro desde lo más profundo de mi ser, como patriota y opositor del uribismo, hemos logrado ver una pequeña luz de esperanza al final del túnel.

Somos un país de mafias, de colectividades corruptas que buscan en cada elemento de necesidad un acto de corrupción que los convierta en millonarios a expensas de los más honestos e ignorantes. Esa es nuestra triste realidad y está en nosotros cambiar esa percepción de la honestidad y sólo se logra por una de estos dos caminos:

La Reforma a la Justicia

Robar es robar, aquí y en la conchichina, pero existen muchos tipos de robos y debemos analizar a consciencia, cuáles deberían tener castigos más ejemplares.

El Robo Callejero sin Agresión Física es tal vez el menos grave, pues en un alto porcentaje obedece a la miseria que vive un país, la falta de empleo y la necesidad de llevar comida a sus hogares para sobrevivir. Ante estos casos se debe sancionar, pero evaluar las condiciones del victimario, con el fin de mejorar su calidad de vida.

El Robo que Arrebata Vidas se debe considerar motivo para Cadena Perpetua o Pena de Muerte debido al resultado final que terminó con la vida de una persona, sin importar el desgaste que puede presentar un proceso que busca beneficiar al criminal.

El Robo al Erario de los Colombianos debería ser el delito más fuerte de todos, puesto que ladrón está atentando contra el patrimonio de toda una nación. Es el equivalente a robarle a cada colombiano de manera descarada y directa su patrimonio y debería castigarse con Cadena Perpetua o Pena de Muerte como ejemplo ante el resto de la sociedad, porque lo que es todos merece el respeto absoluto de toda la sociedad.

Para mis seguidores Católicos Romanos Apostólicos les recuerdo que la misma biblia habla de subsanar el mal a través de la ejecución , así que no me vengan con cuentos de religión sin haber leído bien la biblia y haberla entendido como debe ser.

El tema de la pena de muerte o cadena perpetua se ha manipulado muy bien en Colombia, en especial en el congreso, en donde los más corruptos tienen el poder de decisión, en donde los caciques dueños de los partidos políticos se benefician de extraordinarios contratos para hacerse más ricos y poderosos de lo que son, evitando a toda costa que las leyes puedan convertirse en un obstáculo para sus delitos contra el erario.

Gráfico ejecuciones 2018.

Esta es sólo una muestra de los países que aplican la pena de muerte, entre ellos algunos que admiramos políticamente hablando, como Estados Unidos, Japón y Singapur. Pero que nuestro congreso repudia a toda costa por temor que su aprobación los ponga en la guillotina o el paredón de fusilamiento.

Robar, matar inocentes y delinquir es mucho más atractivo si el sistema de justicia nos permite evadir y comprar la libertad y las decisiones de los jueces, así cualquiera se arriesga a darse una vueltecita por el sendero del mal, siempre y cuando su cacique político lo tenga protegido.

¿Por qué es necesaria la Pena
de Muerte y la Cadena Perpetua?

Elemental mi amigo Watson, porque en un país en donde todos hacen sus fechorías sin temor al sistema de justicia, sólo se podría recomponer la sociedad a través del miedo a la muerte. Así de fácil!

Imaginen por un instante este panorama nacional:

¿Qué tal si los culpables de la corrupción de Odebrecht se les ejecutará públicamente en la plaza de Bolívar por sus delitos de robo al erario colombiano? ¿Se imaginan la foto? Una decena de corruptos frente a la plaza en la mira de los fusiles de la justicia, siendo ajusticiados legalmente por sus actos.

Ya dirá María Fernanda Cabal o Paloma Valencia que soy un extremista de izquierda que quiero aplicar las estrategias del comunismo y antes que abran su boca venenosa les recuerdo que en los Estados Unidos de América, (aquí el link para consultarlo) aplica la pena de muerte por fusilamiento o uso de gas para determinados casos. Así que no jodan con argumentos chimbos!

Con la aprobación de la Pena de Muerte y Cadena Perpetua sería muchos los cobardes que evitarían meterse en situaciones que los llevaría a la deshonra nacional en la plaza pública. La corrupción bajaría en un 90%, siempre y cuando la fiscalía sea un ente honesto y transparente, porque de lo contrario las cosas seguirían igual.

Aquí es donde traigo de nuevo a la conversación al ilustre Miguel Ángel del río Malo, porque él debería ser el racero que nombre, apruebe y evalúe a los funcionarios de la rama judicial, debería ser el proponente de esta iniciativa de implementar las condenas y procesos para los sindicados.

Ya no hay tiempo de esperar a que la consciencia nacional haga su milagro de cambiar el pensamiento de los colombianos, seamos realistas mis queridos compatriotas, aquí nadie va a cambiar por las buenas o por el futuro de nuestros hijos, estos corruptos aman el poder y están dispuestos a matar y comer del muerto a cambio de su satisfacer su codicia.

Dejemos la hipocresía para otro día, lo que este pueblo exige es justicia, mano dura con los corruptos y penas ejemplares para tanto hijo de puta que merece estar muerto o en prisión de por vida.

¿Por qué no tenemos Pena de Muerte?

¿Están listos para reírse? No tenemos Pena de Muerte porque algunos honorables congresistas de alguna época lograron modificar la ley para evitar penas tortuosas a la población. Así fue como se demostró que esas penas tortuosas no ayudaban a mejorar la calidad de justicia o la disminución de los delitos. Nos la metieron sin vaselina y no dijimos nada porque eran los honorables, los estudiosos, los importantes de este país los que tomaron esa decisión por nosotros y aquí estamos más jodidos que nunca.

¿Creen ustedes que el responsable de los
Falsos Positivos debería recibir pena de muerte?

6.042 casos demostrados por la JEP, así se rasguen las vestiduras los uribistas y digan que sólo fueron 2.000 ¿Qué puta diferencia hacen las cifras cuando hablamos de asesinatos?

Todos y cada uno de los responsables merecen su muerte y todos los colombianos de bien sabemos que así debería ser, pero nos da miedo decirlo, nos da miedo exigir el derecho a una justicia fuerte y de cara al país. ¿Por qué debemos callar una realidad que llevamos dentro?

Igual tratamiento deberían recibir los guerrilleros que asesinan campesinos, que reclutan menores a la fuerza y que se escudan en el narcotráfico para hacernos creer que son un movimiento revolucionario del pueblo, pura mierda, basura que no tiene argumento legal.

Diariamente enfrentamos casos de Pena de Muerte en otros escenarios. Hinchas del Cali aplican Pena de Muerte a hinchas del América por un puto partido de fútbol. Dos ladrones asesinan a un joven por robarle su celular, un hombre asesina a su novia por descubrir fotos de ella con su exnovio … todos los malditos días se aplica la Pena de Muerte para gente inocente y los malos, los bandidos, los ladrones y políticos corruptos hacen de las suyas sin temor a nada.

La Pena de Muerte en Colombia se
aplica para la gente buena y los
bandidos siguen libres

Son libres de juzgarme como quieran, mis palabras sólo tratan de crear una perspectiva real de lo que vivimos en Colombia, hoy dedico esta columna a Miguel Ángel del Río Malo, porque veo en él a un hombre digno que entiende la frustración de un colombiano como yo, que no entiende porque la justicia obra de manera tan sesgada para los corruptos.

Gustavo Petro, colombianos indignados, usted que lee estas palabras … Salvemos a Colombia!