Daniel Coronell y su TIBIA resistencia

Por Mao Escribidor

Vamos a poner las cosas en la perspectiva que es para no confundirnos más de lo que Daniel Coronell intenta lograr en su columna habitual.

Personalmente, y como dirían en la costa Atlántica, me vale verga si la fiscalía absuelve al Innombrable, al Patrón, al Imputado criminal. Eso me tiene sin cuidado, porque con el paso de los años, los procesos y las divulgaciones de las pruebas, queda demostrado que el señor Uribe es un criminal, de eso los indignados de este país no tienen la menor duda.

Hoy, se habló de la manera en que podemos derrotar al Uribismo, de la alianza antiuribista que debe poner fin a toda intención de Uribe de mantenerse en el poder. Hasta ahí la cosa pintaba bien.

Se complicaron las cosas cuando Coronell en su reconocida prudencia (como buen Tibio), asegura que Petro y la corriente petrista, debe cambiar ese pensamiento de odio y rencor que sólo invita a la polarización en el país. Eso me indigno de manera contundente.

¿Qué va a saber Daniel Coronell del dolor de madres y padres que perdieron a sus hijos en las fosas comunes? ¿Qué va a saber él, en su mundo mágico del dolor de haber perdido un hijo al que se acusa de haber sido guerrillero? ¿Qué puede saber de odios y rencores si no ha vivido la crudeza de esta tierra sangrienta? Tal vez sepa del exilio y eso tiene mi respeto.

¿Cómo se puede contener el odio
ante un tipo acusado de más de
6.042 asesinatos?

¿Cómo no sentir odio cuando asesinan a un hijo inocente?

Imposible pedirle a todo un país que sea objetivamente correcto ante un genocidio de esta magnitud. En otro país con algo de vergüenza, saldrían esos padres armados hasta los dientes a morir o cobrar venganza, pero claro, no es su caso señor Coronell y adoptar esa postura de calma en medio del incendio de injusticias es bastante fácil y muy cómodo.

“Es que Petro incendia al país”

Coronell opta por una persuasiva muy Vicky Dávila, que busca acusar a Petro y sus seguidores de fanáticos incendiarios, por considerar que Uribe debe estar en la cárcel pagando por sus delitos.

Ahora el hijo de puta es Petro por exigir un cambio verdadero en Colombia, el incendiario es Petro por enfrentarse al dueño de la república bananera de Uribe sin otra arma que su decencia y su palabra.

Gracias a Uribe ya no hay pensionados en este país, gracias a Uribe las horas extras de la gente honesta fueron reducidas, gracias a Uribe el sistema de salud es una trampa mortal para los trabajadores, gracias a Uribe el paramilitarismo asesinó a miles de inocentes y concedió tierras a los más ricos, incluyendo al Patrón y su familia.

La estrategia de un Uribista escondido

Pero Coronell nos motiva a no ser extremistas, a ser prudentes en las propuestas, a ser más Fajardistas y tibios. Qué desfachatez la suya mi estimado Daniel, no hay manera que su mercé oculte ese resentimiento con Petro, le brota por las venas su posición tibia.

Cuando un país llega al extremo de la corrupción que tiene Colombia, se requiere de un líder capaz de revolcar las cortes compradas, el congreso corrupto y la politiquería para lograr un cambio verdadero, pero no, personas como usted son las que insisten en mantener esa postura absurda, de creer que los bandidos, los criminales, deben tener derechos y se les debe respetar el proceso. Derechos que no tuvieron los jóvenes a los que se les asesinó en una plaza de pueblo, a los que le cortaron la cabeza y jugaron fútbol con ella, para ellos debería existir el fusilamiento en la plaza de Bolívar, así como el de todos aquellos responsables de actos tan barbáricos como los que hemos vivido.

“Yo voto por el que ponga
a Álvaro Uribe en la cárcel”

Hace unos días leí esta frase en el CareLibro y me dejó pensativo. me hizo reflexionar en una realidad latente en todo el país. Lo que la gente quiere es un gobernante capaz de hacer valer el derecho a la justicia y eso, sólo se logra con pantalones muy bien puestos, con propuestas enérgicas y nombres propios.

El cáncer de Colombia es Uribe y eso usted lo sabe muy bien señor Coronell, ese cáncer tiene enfermo y en cuidados intensivos a todo el país. La única forma de mejorar a Colombia es combatiendo su cáncer, erradicándolo de raíz, sin miedo y sin ataduras con los partidos políticos. Después habrá tiempo y espacio para evaluar la economía, la educación y la parte laboral, ahora lo verdaderamente importante es curar el cáncer Uribista y al que prometa que pondrá a Uribe en las cortes, con jueces reales y no influenciados por el uribismo, se llevará el voto de los colombianos, pero esa consigna para usted es incendiaria, es anárquica y comunista.

La puerta al cambio de Colombia inicia cuando los criminales están en la cárcel y eso no aplica sólo para Uribe, la lista es enorme, son miles de corruptos hijos de puta que se han burlado de este pueblo a todas sus anchas con la complicidad de los gobiernos y sus caciques políticos, los mismos que hoy planean una estrategia que les permita seguir robando a sus anchas.

“No se saciará el odio y sed
de venganza de este pueblo
hasta que llegue alguien que
entienda el dolor de las madres,
la miseria a que han sido sometidos
y las injusticias frente a sus
narices con cinismo”