¿Aceptar la realidad o ser parte del cambio?

Por Mauricio Marulanda

No soy un tipo de muchas amistades, llevo un estilo de vida ermitaño, madrugo mucho a leer y escuchar noticias, maldigo todos los días por la frustración ante un país que amo, pero que la corrupción lo tiene jodido.

Si bien, conozco a un grupo mediano de personas, la mayoría en el medio de la televisión y el cine, confieso que sólo cuento con menos de diez amigos reales (entre hombres y mujeres). Y fue justo justo en ese círculo, en donde mis amigos me vieron comprar este dominio por donde escribo y tras ver mis vídeos y la pasión que me mueve por hacer algo bueno por mi país, surgió la propuesta de lanzarme al congreso de la república.

Debo confesar que no tengo la menor idea de cómo iniciar el proceso para colección de firmas, no soy Gustavo Bolívar, que cuenta con los recursos para financiar su campaña y en definitiva, no aceptaría el aval de un partido con un pasado oscuro … así que estoy muy solo en este proceso, pero lleno de vitalidad y buenas propuestas para generar cambios.

Pudiera seguir en lo mío, escribiendo historias, corrigiendo guiones y vendiendo mis escritos, no hay nada de malo en ello, pero la verdad es que no acepto la realidad en la está sumida mi Colombia, siento que es deber de todos y cada uno de los colombianos decentes, hacer algo para cambiar la podredumbre que tenemos, producto de las Mafias de la Política.

Hoy decido dejar de escribir historias para otros héroes y escribir una más personal, que me transporta a una batalla contra la corrupción, contra la mafia política en defensa de todo un pueblo

Me exaspera ver la pasividad de millones de compatriotas que, a pesar de la situación, terminan aceptando y conformándose con la manera en que un pequeño grupo de corruptos desangra este país. Y llegó ese día, en que mis amigos, cansados de escucharme proponer ideas y proyectos de ley que modificarían el futuro, me dijeron “sí tanto te gusta esto, por qué no te lanzas al congreso, a la gente le gusta la visión que tienes y tal vez te apoyen”.

Para mi hija de 20 años, estudiante de Leyes y Ciencias Políticas (Derecho), yo soy una especie de superhéroe, lee todos mis escritos y se sorprende de las historias que escribo, es mi asistente en la producción de los vídeos que hago para las redes y es la más entusiasmada con la idea de lanzarme al congreso. Mi hijo de 15 tiene una admiración distinta por su padre, nuestra conexión está en la cocina, nos encanta probar nuevas recetas sacadas de la internet, hacemos los mejores tacos mexicanos, pastas y nos encanta probar distintas maneras de preparar la carne.

Fueron ellos la inspiración en mis inicios como Activista Político, fue su preocupación por la situación actual del país, la que me llevó a pensar que era necesario tomar una decisión Aceptar con resignación la desgracia de nuestro país y usar mi inteligencia para proponer los cambios que se requieren … ser o dejar de ser …

Aquí estoy ahora, escribiendo para ustedes, expresando mis deseos de ponerme la armadura anticorrupción y salir a enfrentar a un sistema que desangra el patrimonio de todos los colombianos. Aquí estoy pidiendo la ayuda de todos ustedes, esperando que con su firma puedan darme el aval que necesito para dar inicio a mi batalla personal contra la Mafia de la Política.

No puedo pedirle a otros que se lancen a esta guerra contra la corrupción, pero sí debo pedirles que me permitan representarlos en esta lucha, porque mi lucha es por la defensa del futuro de mis hijos y no existe una causa más noble que esa.

Si deseas apoyarme espero tu comentario y apoyo.

Mauricio Marulanda
Mamertolandia